Las 20 mejores licuadoras

5 Factores decisivos para la elección de una licuadora

1. Potencia y tipo de motor

El primer factor a tener en cuenta al elegir una batidora es el tipo de motor que tiene y su potencia: estos dos datos, combinados, ayudan a dar una idea de las capacidades de un modelo y el rendimiento que puede ofrecer.

Veamos más de cerca estas dos características.

¿Qué clase de motor puede tener una licuadora?

El tipo de motor de una licuadora es uno de los datos menos conocidos por la gran mayoría de los consumidores, pero es uno de los que más afectan a su rendimiento.

Los modelos comerciales están prácticamente sin excepción equipados con un motor de corriente continua, es decir, un motor de corriente continua, un tipo que requiere un uso cuidadoso para evitar daños por sobrecalentamiento. De hecho, los motores de corriente continua son particularmente susceptibles a este tipo de problemas, y por lo tanto deben ser usados intermitentemente, para tomas de trabajo cortas, a menudo por debajo del minuto continuo, y necesitan pausas de enfriamiento una vez cada 3-4 tomas de trabajo.

Por el contrario, los motores de CA (corriente alterna), que se encuentran en las batidoras diseñadas para un uso profesional intenso, son capaces de soportar, sin recalentarse, sesiones de trabajo que duran incluso varios minutos, absorbiendo, entre otras cosas, menos potencia que las batidoras comerciales sin perder rendimiento.

En resumen, entonces:

Motor de corriente continua: licuadora comercial, sesiones de trabajo cortas, alto consumo de energía para un alto rendimiento.

Motor de CA: licuadora profesional, largo tiempo de trabajo, absorción moderada para un alto rendimiento

Por último, añadimos que las licuadoras con motores de CA de alto rendimiento también son significativamente más caras que las que tienen motores de CC.

¿Qué tan poderosa puede ser una licuadora?

Cuando hablamos de potencia motriz, nos referimos a la cantidad de energía, en vatios, que toma de la red eléctrica durante el funcionamiento. Sería muy simple decir que cuantos más vatios se absorben, más eficiente es el rendimiento en términos de velocidad de la hoja y la posible dureza de los ingredientes mezclados, pero incluso en este caso debemos recordar las diferencias entre los motores de DC y AC.

Los motores de corriente continua requieren, de hecho, en general, una mayor absorción cuanto más rendimiento debe tener la licuadora: por ejemplo, una licuadora capaz de reducir las avellanas y los cacahuetes en pasta apenas absorbe menos de 1200 W, mientras que los modelos de menor potencia, alrededor de 400-500 W, mezclan frutas y verduras bien cocinadas pero luchan con alimentos más duros.

Por el contrario, los motores de CA, que, les recordamos, son menos susceptibles de sobrecalentamiento, requieren menos consumo de energía para procesar incluso los alimentos duros. Por ejemplo, una buena licuadora profesional de 800 W puede mezclar y moler los mismos ingredientes que una licuadora comercial de mayor potencia.

Por esta razón recomendamos que siempre se considere el consumo de energía y el tipo de motor juntos: el consumo de energía por sí solo no siempre es suficiente para dar una idea del rendimiento de la licuadora.

2. Características de las cuchillas y de la garrafa

Una segunda característica muy importante que debe evaluarse se refiere a las características del bloque de la cuchilla y la garrafa. Consideramos estos dos factores juntos por su complementariedad: el diseño de la jarra y las cuchillas se complementan entre sí.

Características del bloque de la cuchilla en las licuadoras

Al examinar las cuchillas de la licuadora, debe prestar atención a su número y perfil.

El número de cuchillas por sí solo puede marcar una diferencia significativa en la eficacia de la acción de la licuadora, ya que cuantas más cuchillas, mayor es el área de contacto con los ingredientes a procesar. La gran mayoría de las batidoras del mercado tienen un bloque de cuatro hojas, pero es posible encontrar modelos de seis hojas, especialmente entre las de mayor banda y rendimiento.

Por otra parte, en lo que respecta al perfil, las hojas de la licuadora deben ser lo suficientemente largas como para no dejar "bolsillos" dentro de los cuales se puedan depositar los ingredientes sin que los alcancen las propias hojas.

Además, es particularmente eficaz un diseño que proporciona diferentes inclinaciones para cada hoja individual, de modo que puedan alcanzar todos los alimentos en un área más amplia, y ser más rápidos y eficaces. Por último, el perfil de las cuchillas en sí mismo es tanto más eficaz en los diferentes alimentos cuanto que es variado: una alternancia de cuchillas lisas, dentadas y de "martillo" puede asegurar que cada alimento sea "atacado" de la manera más eficaz.

Características de la jarra

En lo que respecta a la jarra, hay básicamente dos aspectos a considerar: su capacidad y el material en el que está hecha.

La capacidad es relevante simplemente por la cantidad de ingredientes que se pueden poner en la licuadora: la preparación de batidos o sopas homogeneizantes para una o dos personas, o para toda una familia, son operaciones que naturalmente requieren jarras de diferentes tamaños. La mayoría de las licuadoras del mercado tienen una garrafa de 1 l, pero no es difícil encontrar modelos con garrafas de hasta 2 l, especialmente entre las de gama alta, o modelos muy compactos con una capacidad de 300 o 600 ml. Algunos productos también tienen jarras intercambiables con diferentes capacidades.

El material es importante por varias razones. En el mercado hay jarras de plástico resistente o de vidrio templado, con diferencias, ventajas y desventajas evidentes.

Las garrafas de plástico son muy ligeras y fáciles de manejar, pero, por el contrario, son muy fáciles de rayar cuando se procesan ingredientes duros y son generalmente más frágiles.

Las jarras de vidrio, por otro lado, son mucho más pesadas, pero no se rascan y resisten las tensiones derivadas del procesamiento de alimentos durante más tiempo.

Además, no debemos olvidar la seguridad de los propios materiales desde el punto de vista de la salud: los plásticos, de hecho, a menos que se certifiquen sin BPA o bisfenol-A, pueden liberar esta sustancia potencialmente peligrosa en contacto con alimentos calientes, como las sopas. El vidrio, por el contrario, es perfectamente seguro en contacto con cualquier ingrediente.

3. Métodos de entrega

Otro aspecto importante a considerar cuando se elige la licuadora es el modo de entrega de energía, es decir, cuál y cuánto control se puede ejercer sobre la velocidad de giro de las cuchillas. Los modelos más simples, típicamente los de menor potencia, de hecho muy a menudo tienen una sola velocidad de activación, operada de forma continua o por pulso al pulsar un botón o girar una perilla. A medida que los modelos se vuelven más elaborados, las velocidades disponibles también aumentan: muchos modelos de gama media-baja permiten elegir entre dos velocidades, con accionamiento fijo o por impulsos, mientras que un modelo de gama media-alta puede tener un selector a 10 o incluso más velocidades.

Entre los modelos más sofisticados, finalmente, se puede encontrar un mando de control de velocidad completamente libre, progresivo, no sujeto a saltos de potencia predeterminados.

La preferencia por uno u otro de los modos de entrega depende del uso que se le dé a la licuadora: si sólo se mezclan frutas frescas para preparar batidos y batidos de leche y verduras cocidas, por ejemplo en una sopa, apenas se necesitará más de un nivel de potencia. Si, por otro lado, quieres usar la licuadora para preparaciones más exigentes, como triturar hielo o hacer mantequilla de cacahuete, ser capaz de elegir entre diferentes velocidades será ciertamente útil.

4. Funciones

El cuarto factor que sugerimos tomar en consideración son las funciones y programas con los que está equipada una licuadora. Hay que decir que este es un aspecto que concierne prácticamente sólo a los modelos de gama alta y media-alta, que tienen un mayor nivel de complejidad y versatilidad.

Entre los programas y funciones que puedes encontrar, estos son los más comunes:

 

Función de trituradora de hielo: activa la licuadora a la velocidad e intervalos ideales para reducir el hielo en los granos, para granizados y cócteles

Programa de batidos: activa la licuadora a la velocidad e intervalos ideales para preparar un batido.

Programa de limpieza: requiere agua y detergente y permite realizar un ciclo de limpieza de las cuchillas y la garrafa

Entre ellas, la más común es sin duda la función de trituradora de hielo, uno de los usos más populares de la licuadora.

5. Practicidad de uso

Por último, puede ser interesante evaluar todos esos pequeños detalles que pueden hacer que la licuadora sea más o menos cómoda y práctica.

Un examen de la tapa revelará, por ejemplo, si está equipada con una boquilla para añadir ingredientes durante el procesamiento, y qué tan ancha es la boquilla si está equipada con una tapa o un vaso medidor.

A continuación, puede observar la longitud del cable de alimentación para determinar si es adecuado para su encimera, y si hay un compartimento para enrollar el cable incorporado en el cuerpo del motor que le permite enrollar el cable en buen estado cuando la batidora no está en uso.

Otro aspecto interesante a evaluar puede ser los pies corporales motores: prácticamente todas las batidoras están equipadas con pies antideslizantes, pero es importante determinar cuántos pies hay y cuál es el agarre que tiene la goma blanda en la encimera. Algunas batidoras, de hecho, montan pequeñas ventosas muy efectivas, mientras que muchas otras sólo usan los clásicos pies de goma.

Otro detalle más se refiere al panel de botones: los botones de activación y los pomos con un revestimiento antideslizante son más agradables y fáciles de usar que los botones y pomos de plástico liso, especialmente si algún dibujo termina en el panel de botones.

Recomendamos que se preste atención al sistema de cierre de la jarra y su tapa, por obvias razones de seguridad: de hecho, hay batidoras que no disponen de ningún sistema de fijación de la jarra en el bloque motor, que simplemente permanece apoyado en ella, y modelos que en cambio proporcionan una junta de torsión bastante firme y segura. Las cubiertas, por otra parte, se encuentran tanto con bloqueo por torsión como por presión: esta última puede ser más difícil de quitar.

Por último, pero no por ello menos importante, hay también algunas características que pueden hacer que el mantenimiento de la licuadora sea más fácil y rápido, como la posibilidad de retirar el bloque de la cuchilla para limpiarla por separado o la posibilidad de lavar la jarra en el lavavajillas.

Deja un comentario

verifyserptrade