Los 20 mejores hornos incorporados para asado

Los 4 factores decisivos para la elección del horno incorporado

El horno empotrado es uno de esos grandes aparatos que son realmente indispensables. Presente en casi todas las cocinas, este aparato permite crear un sinfín de recetas de forma sencilla y automática.

Dado que se trata de un electrodoméstico de precio medio, antes de realizar la compra es necesario evaluar muy cuidadosamente las características de los distintos modelos, para encontrar el producto que mejor se adapte a sus necesidades.

1. Tecnología operativa

El primer elemento que debe estudiarse con más detalle se refiere a la tecnología que impulsa el funcionamiento del horno, ya que en el mercado se pueden encontrar productos con características muy diferentes.

Antes de entrar en el análisis de este factor es necesario precisar que en esta guía de compra nos ocuparemos únicamente de los hornos empotrados aptos para el uso doméstico; los modelos profesionales, de hecho, son muy diferentes tanto por sus características técnicas como estructurales.

Veamos ahora un breve resumen de los elementos comunes a los dos grandes grupos de hornos empotrados para uso doméstico: los hornos eléctricos y los de gas.

Hornos eléctricos empotrados

Los hornos eléctricos empotrados son ciertamente el tipo más extendido actualmente en el mercado. Como se puede adivinar por el nombre, el mecanismo de funcionamiento de estos productos se alimenta de energía eléctrica, por lo que será necesario colocar el horno cerca de un enchufe.

Este tipo de productos puede dividirse a su vez en tres subcategorías de hornos eléctricos empotrados: modelos de convección, modelos de ventilación forzada y modelos combinados.

Hornos empotrados de gas

Los hornos de gas estaban muy extendidos hasta hace unos pocos decenios, pero con el tiempo este tipo de producto se ha convertido en algo más marginal que todos los modelos producidos por las distintas marcas líderes del sector.

La razón principal por la que estos productos no están actualmente muy extendidos es su falta de versatilidad; con este tipo de hornos empotrados, de hecho, sólo será posible un tipo de cocción, con la única posibilidad de ajustar el termostato.

Es fácil de entender que, para funcionar, estos hornos deben estar necesariamente conectados a la red de gas doméstica. En la base del horno hay una cámara de combustión que contiene un quemador: al encenderlo, el calor producido por el gas comenzará a propagarse dentro del horno primero por radiación y luego por convección (el aire caliente contenido en la cámara de cocción se propagará y cocinará los alimentos).

Por lo tanto, con este tipo de producto, será difícil mantener la temperatura interna uniforme y constante. Se trata de un defecto bastante importante, que podría afectar al resultado de algunos preparados como pasteles, dulces o productos con levadura.

¿Horno eléctrico o de gas incorporado?

La elección entre un horno eléctrico o de gas debe obviamente sopesar la razón por la que queremos equiparnos con un horno en primer lugar. Si no le damos un gran uso, y sobre todo no necesitamos una cocina especial (con ventilación, por ejemplo), un horno de gas podría ser suficiente. Sin embargo, cualquier uso un poco más frecuente y complejo requerirá sin duda la compra de un horno eléctrico, que es significativamente más versátil incluso en sus expresiones más simples.

Tecnología operativa y consumo

El consumo de los hornos es ciertamente un elemento que debe ser evaluado cuidadosamente, y hemos elegido incluirlo dentro del factor dedicado al mecanismo de funcionamiento porque es precisamente este aspecto el que influye en un costo de mantenimiento más o menos alto.

Los hornos empotrables que consumen menos son los modelos de gas, ya que por un lado no tienen funciones particulares, por otro lado tienden a mantener una temperatura mínima durante la cocción (después de alcanzar inicialmente la temperatura fijada con el termostato).

El consumo de los hornos eléctricos puede ser más caro que el de los hornos de gas, aunque estos modelos son mucho más versátiles, más rápidos y adecuados para diferentes tipos de preparaciones.

Para cuantificar el consumo medio de energía de un horno eléctrico, es importante leer atentamente la etiqueta energética, que contiene tanto la información sobre la clase de eficiencia energética como los valores medios por ciclo.

2. Funciones

El segundo factor que debe evaluarse al elegir el horno incorporado que mejor se adapte a sus necesidades se refiere a las funciones integradas en el producto. Este elemento es muy importante porque está estrechamente relacionado con sus necesidades, aunque un nivel más o menos alto de funciones también está vinculado al precio de venta del producto.

También en este caso es necesario dividir el párrafo en dos partes: la primera parte estará dedicada a las funciones de cocción y la segunda a las funciones de personalización de los ajustes.

Funciones de cocción

Las funciones de cocción disponibles en los hornos empotrados son muchas, pero antes de ver la lista en detalle es necesario hacer una pequeña aclaración.

Sólo los hornos eléctricos están equipados con múltiples funciones de cocción; la mayoría de los modelos de gas, en cambio, no permiten seleccionar diferentes modos. En el mercado se pueden encontrar algunos hornos híbridos de gas que también tienen calentadores eléctricos y turbinas, que casi siempre tienen funciones de cocción estándar.

Por esta misma razón, en este párrafo nos ocuparemos específicamente de este macrogrupo de productos, al que pertenecen los hornos de convección, los hornos de ventilación forzada y los hornos mixtos. Ya hemos observado los métodos básicos de cocción de estos hornos, así que veamos las funciones de cocción más particulares.

Parrilla

Este es el programa de cocina más utilizado en la mayoría de los hornos eléctricos, incluyendo los de bajo costo. Esta función permite que la resistencia superior alcance temperaturas muy altas de unos 300-350 °C. De esta manera, la parte superior de los platos estará dorada y crujiente en pocos minutos.

Vapor

La función de vapor permite transformar el horno eléctrico en un horno de vapor. Este programa suele estar presente en los modelos más recientes, que pertenecen a un rango de precios alto. El agua necesaria para producir vapor puede tomarse de una caldera externa (bandeja externa), de una caldera interna (bandeja interna) o de una conexión directa a la red de agua. El modo de cocción al vapor permite realzar los sabores y mantener la humedad dentro de los alimentos.

Microondas

En un horno de microondas incorporado, el modo de cocción en microondas permite transformar el horno eléctrico en un horno de microondas. Desde un punto de vista técnico, el funcionamiento de este modo de cocción es bastante intuitivo. En lugar de activar la ventilación o el calentamiento de los elementos calefactores, se activan las microondas.

Descongelación

El modo de descongelación permite descongelar la carne, el pescado o las verduras de forma segura sin alterar el sabor y la textura de los ingredientes. Funciona a bajas temperaturas, si el modo de microondas está presente durante la descongelación el horno podría aprovechar esta tecnología, alternativamente aprovechará el calor combinado de los ventiladores y los elementos de calefacción.

Levitación

Algunos hornos tienen este particular modo de calentamiento, que permite que la cámara de cocción del horno se transforme en una cámara de levadura. A través de la acción combinada del ventilador y las resistencias, la temperatura interna se mantendrá a una temperatura constante de unos 25-30 °C durante todo el tiempo que dure el proceso de fermentación.

Yogur

A menudo entre las funciones de cocción se incluye también la función de yogur, que permite realizar esta preparación utilizando la acción combinada del ventilador y los elementos calefactores y manteniendo una temperatura interna baja y constante durante todo el proceso.

Doble cámara de cocción

Algunos de los modelos más modernos permiten transformar la cámara de cocción del horno en una doble cámara de cocción. Por lo tanto, con estos productos será posible establecer dos temperaturas de cocción diferentes y dos funciones de cocción diferentes y luego cocinar dos platos simultáneamente.

Sin embargo, esta función en particular sólo es posible en hornos de calentamiento eléctrico con un doble ventilador trasero.

Funciones para personalizar los ajustes

Más allá de la selección del modo de cocción, cada horno eléctrico (los hornos de gas son un asunto aparte, como hemos visto) tendrá algunas funciones para afinar el resultado final de la cocción.

Termostato

El control de la temperatura es esencial en los hornos. Según el modelo, será posible encontrar un solo termostato con niveles de temperatura preestablecidos o dos termostatos para la temperatura de los dos elementos calefactores, también con niveles de temperatura fijos. Los productos más modernos, en lugar de los niveles de temperatura preestablecidos, permitirán la regulación de la temperatura con la selección manual de grados centígrados.

Temporizador

Esta es otra función fundamental. También en este caso será posible encontrar modelos con arcos de tiempo preestablecidos (a partir de 5 minutos) y modelos que permiten la selección manual con intervalos mucho más cortos (alrededor de 1 minuto).

Retraso en el inicio

Una función estrechamente vinculada al temporizador, que permite ajustar el tiempo de activación del horno, normalmente programable hasta con 24 horas de antelación.

Apagado automático

Es la clásica función de apagar cuando no se usa, que también está presente en otros aparatos de la cocina.

Precalentamiento rápido

Una función muy útil que permite calentar el horno rápidamente. En unos 5 minutos el calor interno debería alcanzar los 180 °C.

Limpieza automática

Puedes encontrar dos tipos de funciones de autolimpieza: catalítica o pirolítica. El primer tipo está vinculado a un material de revestimiento de paredes particular, en el que no se depositan las grasas producidas por la cocción. Este material se limpia por sí solo cuando el horno está en funcionamiento. Los hornos pirolíticos, por otro lado, tienen un programa especial que aumenta la temperatura del horno (hasta 500 °C), para que los depósitos de grasa y suciedad se disuelvan.

 

3. Estructura

Después de haber observado las características técnicas, revisamos las características estructurales de los hornos empotrados. Como su nombre indica, estos productos son aptos para ser insertados en cocinas modulares, por lo que sus dimensiones, internas y externas, seguirán criterios estandarizados. La anchura de los hornos empotrados será, por tanto, de entre 55 y 60 cm para los modelos clásicos, de entre 40 y 45 cm para los modelos compactos y de unos 90 cm para los modelos "grandes".

Estas mediciones corresponderán a los valores de capacidad: los hornos modernos estándar tendrán una capacidad de unos 80 litros, los modelos grandes de más de 65 litros y los modelos compactos de unos 35 litros.

Los datos sobre el tamaño de los productos deben evaluarse en relación con las necesidades tanto espaciales como funcionales.

Dependiendo del tamaño y la capacidad habrá un número más o menos elevado de ranuras internas, que se transformarán en posibles estantes.

Consideremos ahora los otros elementos estructurales más importantes, es decir, el tipo de puerta, el tipo de hueco y el tipo de paneles de control.

 

Tipo de puerta

Los tipos de puertas se pueden dividir según el modo de apertura. La mayoría de los modelos tienen una abertura en forma de solapa que, por medio de una manija colocada en la parte superior, hará que la puerta gire 90°.

Otros tipos de puertas tienen una abertura lateral, que puede ser de derecha a izquierda o viceversa, generalmente presente en pequeños hornos empotrados.

Muy popular en los últimos años también se ha convertido en el horno incorporado sin asa, es decir, un horno en el que el asa está completamente ausente, sustituida por una ranura, o escondida a través de una pequeña solapa.

Además de la forma en que se abre la puerta, recomendamos evaluar el aislamiento térmico de la puerta: esto es muy importante si tiene niños en la casa que, al tocar la puerta del horno, podrían causar inadvertidamente quemaduras más o menos graves.

Tipo de instalación

También en este caso podemos distinguir dos macrogrupos de productos: los hornos empotrados que se colocan bajo la placa de cocción y los hornos que se pueden colocar en otras áreas de la cocina.

La principal diferencia entre los dos tipos se refiere al panel de control: en el primer caso regulará tanto el horno como los distintos quemadores, mientras que en el segundo caso será independiente y estará relacionado únicamente con el funcionamiento del horno.

Tipo de panel de control

El último elemento estructural a evaluar es el tipo de panel de control. Los hornos más modernos estarán equipados con un panel de control digital, en el que habrá una pantalla con botones o perillas dedicadas a las diversas funciones. Estos modelos, además de ser estéticamente más atractivos, suelen implicar la posibilidad de ajustar de forma más detallada las diversas funciones de personalización de los programas de cocina.

Los hornos clásicos, en cambio, están equipados con un panel de control que podríamos definir como analógico, en el que las funciones de cocción y las diversas funciones de personalización serán ajustables a través de perillas específicas. También en estos casos podría haber una pantalla que señalara datos diferentes.

4. Accesorios

  • El último factor a evaluar se refiere a los accesorios suministrados. Veamos una breve lista que incluye los componentes extra más comunes.
  • Bandeja: es la clásica bandeja plana con bordes ligeramente elevados, hecha de metal esmaltado negro o cobre. Puede servir como estante para cocinar varios alimentos al mismo tiempo, puede utilizarse como bandeja de hornear para algunas preparaciones (pizzas, pasteles rústicos, galletas o leudados) y puede servir como base para recoger los jugos de la cocción al asar;
  • Parrillas: siempre se suministran una o más parrillas que sirven esencialmente para dividir el espacio dentro del horno, pero también pueden utilizarse para preparaciones específicas (por ejemplo, asados, colocando la bandeja de goteo en la base para recoger los jugos de la cocción);
  • Asador: en un horno empotrado con un asador, hay un asador giratorio que se coloca en las dos paredes laterales del horno. Este accesorio siempre se suministra si la función de cocción del asador está presente. El asador puede contener uno o dos pájaros, dependiendo del modelo de horno;
  • Termómetro de sonda: es un termómetro de asado, integrado en el horno, que devuelve la temperatura interna de este tipo de alimentos. Se trata de un accesorio opcional muy especial que suele encontrarse en los modelos de gama alta y que permite mostrar los valores de temperatura en la pantalla externa.
Deja un comentario

verifyserptrade