Los 20 mejores hornos eléctricos

5 Factores decisivos para la elección del horno eléctrico

1. Capacidad y dimensiones

El principal factor a considerar cuando se decide comprar un horno eléctrico es su capacidad y tamaño, porque de ello depende el número de personas para las que se puede cocinar, el tipo de comida (en términos de espacio) que se puede hacer y, finalmente, el tamaño de la superficie de la cocina que se dedicará al horno. Examinémoslos en detalle:

 

Capacidad

Concretamente, cuando se habla de capacidad, se hace referencia a la capacidad interna del espacio de cocción, que se expresa en litros. En el mercado hay hornos eléctricos que parten de una capacidad muy pequeña, de unos 9 l, hasta un valor abundante de unos 50 l, aunque este tamaño no es muy común. Ya que, en promedio, los modelos más grandes y populares que se encuentran actualmente en el mercado son de alrededor de 35 l. Para comprender mejor este valor, basta con considerar que un horno de cocina tradicional (que el de empotrar, para ser exactos) tiene una capacidad de unos 60 litros, por lo tanto, el horno eléctrico es un aparato mucho más pequeño, ya que a menudo se utiliza para flanquear el horno tradicional o incluso para sustituirlo, ya que los hornos eléctricos tienen un consumo menor que los de empotrar. Orientativamente, la relación entre la capacidad expresada en litros y el número de personas para las que es posible cocinar los platos es la siguiente:

 

  • de 9 a 12 litros: ideal para unas 2 personas
  • 13 a 20: ideal para unas 3 personas
  • 24 a 30 litros: ideal para unas 4 personas
  • de 30 para subir: ideal para unas 6 personas

Evidentemente, este es un cálculo aproximado y sujeto a grandes variaciones porque el tipo de alimentos que se van a cocinar también puede cambiar mucho estos datos; en general, sin embargo, podemos decir que para un uso familiar es bueno orientarse hacia la compra de una cocina con una capacidad de unos 30 litros, mientras que para solteros, parejas, o para aquellos que estén interesados en utilizar el horno sólo como "soporte en la cocina", quizás para calentar o descongelar alimentos y no para hacer una verdadera cocción, también se puede orientar en hornos de menor capacidad.

 

Dimensiones

El otro aspecto a considerar, en cambio, se refiere a las dimensiones del propio horno eléctrico y hace necesario tener en cuenta el espacio disponible en su cocina y prestar atención a medidas como la altura, anchura y profundidad del pequeño electrodoméstico. Además, también es importante tener en cuenta la longitud del cable: un modelo con un cable corto, por ejemplo, podría causar dificultades para colocarlo en la cocina y requerir un cable de extensión. Una última nota a destacar se refiere a la existencia de hornos eléctricos con dimensiones que podríamos definir como "especiales"; es el caso, por ejemplo, de los destinados a la elaboración de pizzas (que tienen, de hecho, una forma circular y están hechos con materiales específicos para la cocción de dicha masa) o los realmente muy pequeños y no muy potentes, diseñados para calentar un par de brioches por la mañana.

Además, hay que precisar que no necesariamente las cocinas eléctricas de mayor precio corresponden también a las de mayor capacidad y, viceversa, las más baratas tienen un tamaño menor: existen, por ejemplo, modelos económicos pero con una capacidad de 30 litros, esto se debe a que otros factores como la cantidad de los tipos de cocción que se pueden hacer, las funciones disponibles y los accesorios proporcionados también afectan al precio final.

 

2. Tipos de cocina

También es muy importante considerar el factor relativo a los tipos de cocción que un horno eléctrico puede realizar, porque cada uno de ellos le permite obtener un resultado de cocción específico y, por lo tanto, es precisamente según el tipo de preparaciones que le interese realizar con su aparato que tendrá que elegir uno adecuado y eficaz para lograr su propósito culinario. A continuación hay una lista de todos los tipos de cocina que los hornos eléctricos pueden realizar:

 

  • Cocina estática: es un tipo de cocina que cualquier horno eléctrico está equipado porque es el tipo estándar, en el que los alimentos se cocinan gracias al calentamiento de los elementos calefactores y la selección de la temperatura del termostato.
  • Cocina ventilada: esta cocina utiliza la cocina tradicional a la que, sin embargo, añade la ventaja de utilizar un ventilador que genera un flujo de aire que transmite el calor a los alimentos durante la cocción de una manera más eficaz y uniforme. Una de las consecuencias de usar el ventilador es que el horno alcanza la temperatura y se cocina más rápido.
  • Parrilla: esta cocción se utiliza para hacer crujiente la superficie externa de los alimentos, especialmente la carne, utilizando el calentamiento al máximo posible del elemento calefactor en la parte superior del horno. Los hornos ventilados permiten utilizar los dos tipos de cocción juntos
  • Asador: este tipo de cocina sólo se encuentra en los hornos eléctricos con un accesorio de asador. Gracias a esta herramienta, de hecho, es posible perforar los alimentos que se cocinan a través de un movimiento de rotación continua de este accesorio que permite una cocción uniforme y crujiente.

 

  • Descongelación: Esto no es realmente para cocinar, sino para descongelar la comida. El proceso tiene lugar gracias a la activación del ventilador que permite la circulación de aire a temperatura ambiente dentro de la cavidad de cocción y descongela los alimentos sin utilizar el calor (lo que se considera una práctica no óptima para la descongelación de los alimentos).
  • Delicada: este tipo de cocción implica la activación del elemento calefactor inferior solamente, para producir una temperatura más baja y agresiva en el interior del horno, lo que se adapta bien a una cocción más larga y delicada, ideal para ciertos tipos de platos.
  • Mantenerse caliente: tampoco es una verdadera forma de cocinar, pero permite que el horno mantenga una temperatura baja y constante que mantiene los platos ya cocinados calientes, hasta que se sirven. Es posible seleccionar a través del temporizador la duración de esta operación

3. Funciones

Las funciones que tiene un horno eléctrico lo hacen fácil de usar y lo hacen más valioso. Al igual que en el factor "tipos de cocción", el número de funciones disponibles aumenta a medida que aumenta el rango de precios del producto en cuestión. Además, este factor también es importante de considerar especialmente según los hábitos alimenticios y la frecuencia de uso de este pequeño electrodoméstico. Aquí hay una lista de todas las funciones que se pueden encontrar en los hornos eléctricos actualmente en el mercado:

 

  • Luz interior: es una característica que no debe subestimarse en un horno eléctrico, ya que muy a menudo no es posible abrir la puerta del electrodoméstico durante la cocción porque, además de perder calor, también arruinaría la preparación de los platos. Por esta razón, los hornos que están equipados con una luz interna que permite controlar el estado de cocción de los alimentos en todo momento son muy prácticos. Algunos modelos, aunque no estén equipados con esta característica, todavía tienen una puerta bastante grande y visible que permite ver el interior del horno, aunque no tan eficazmente como sucedería con la luz especial. Esta función suele estar ausente en los hornos muy baratos y esenciales, mientras que es prácticamente imposible no encontrarla en el rango de precios medio-alto y alto.
  • Temporizador con apagado automático y señal acústica: el temporizador está siempre presente en los hornos eléctricos y, si no es digital o automático, consiste en un bisel giratorio en el que es posible ajustar el tiempo de cocción, normalmente de 1 a 60 minutos. Algunos modelos, sin embargo, se caracterizan por un temporizador que emite una señal acústica cuando se alcanza el tiempo de cocción y que se apaga automáticamente cuando han transcurrido los minutos fijados. Sin embargo, esto último es una característica común generalmente en los hornos que se encuentran en un rango de precios medios a partir de un rango de precios medios hacia arriba.
  • Luz indicadora de la temperatura: esta función es probablemente una de las más útiles en un horno eléctrico y muy a menudo se subestima. Algunos modelos, de hecho, no tienen un LED luminoso que se enciende (o apaga) cuando se ha alcanzado la temperatura seleccionada, sino que incluyen, en cambio, una especie de señal acústica (que se asemeja a un ligero ruido dentro del horno) que no es fácilmente perceptible como la señal luminosa y, por lo tanto, será necesario prestar más atención a la notificación cuando el horno haya alcanzado la temperatura adecuada.
  • Funciones adicionales: hay hornos eléctricos que se caracterizan por tener un doble uso; algunos, por ejemplo, además de actuar como un horno eléctrico normal, también proporcionan una función de "máquina de pan", capaz de amasar, levantar y hornear baguettes, bollos y otros tipos de pan por sí mismos. Esta es una característica que sólo pertenece a los hornos más completos y, como se puede imaginar, pertenece a un rango de precios alto.

4. Actuación

El factor de rendimiento se refiere a la potencia con la que un horno eléctrico es capaz de cocinar los alimentos. Este factor es la suma de dos elementos: la potencia que tiene el aparato y las temperaturas que puede alcanzar, indicadas por el termostato.

 

Vatios

En cuanto al vataje, en el mercado se pueden encontrar hornos que van desde unos 600 W hasta unos 2300 W; ciertamente, el éxito de muchos platos está directamente relacionado con un vataje digno de mención. De hecho, si un modelo tiene una potencia baja, puede no ser capaz de cocinar algunos alimentos, como la carne, de manera eficaz o adecuada. O bien, puede llevar mucho tiempo (y por lo tanto el consumo) lograr resultados mucho más bajos que un horno más potente. Por lo tanto, la potencia está estrechamente relacionada con el uso que se quiera hacer de su cocina eléctrica y es importante tenerla en cuenta en el momento de la compra para no quedar decepcionado por el rendimiento de su aparato. Si le preocupa el consumo, considere que un horno eléctrico no consume una cantidad constante de electricidad sino que absorbe mucha de ella sólo inicialmente para calentarse y, además, este aparato consume menos que un horno eléctrico incorporado tradicional.

 

Temperaturas

En cuanto a las temperaturas, los hornos están equipados con un termostato que tiene un rango común entre 100°C y 230°C. Estas temperaturas son variables y en el mercado existen de hecho modelos que parten de los 80° (o que permiten una cocción delicada que utiliza temperaturas aún más bajas) y modelos que llegan hasta los 250° (temperatura máxima para los electrodomésticos). Una vez más, será de acuerdo con sus hábitos de cocina que tendrá que prestar atención al rango de temperatura disponible en el horno que desea comprar (no todos los platos, de hecho, requieren temperaturas muy altas durante la cocción, por ejemplo). La eficacia de la temperatura que un horno es capaz de alcanzar y mantener está estrechamente ligada a los materiales de los que está hecho: los materiales de calidad tienen una acción termoaislante que mantendrá el calor dentro de la cavidad de cocción de manera óptima y, de esta manera, no sólo la temperatura indicada por el termostato será realista, sino que el horno se cocinará incluso en un tiempo más corto y, por lo tanto, consumirá menos. Pero nos ocuparemos de los materiales en detalle más adelante, en la sección al final de la página, dedicada a la importancia de las aleaciones utilizadas para producir un horno eléctrico.

5. Acesorios

Los accesorios no son probablemente el primer factor a tener en cuenta al elegir un horno eléctrico, pero desempeña un papel bastante importante porque es un extra conveniente que se proporciona y, por lo tanto, evitará comprar componentes adicionales además del horno.

La gama de accesorios existentes para este tipo de aparatos no es muy amplia e incluye: bandejas y rejillas de goteo (y cualquier mango para quitarlas), bandejas y cacerolas. Además, en los modelos con cocción de asador podemos encontrar el accesorio dedicado al mismo y en los modelos multifunción (como el que incluye la preparación del pan) podemos encontrar la bandeja de cocción específica para amasar y leudar los panes dentro del horno. O, de nuevo, esos hornos dedicados sólo a hacer pizza, por ejemplo, incluyen una pala de pizza y a veces incluso libros de cocina.

El número de accesorios que se pueden encontrar con un solo modelo varía según lo sofisticado y, por consiguiente, caro que sea este horno: un solo horno, por ejemplo, puede incluir más de una parrilla o bandeja de goteo, así como uno muy barato puede no incluir ninguna. Sin embargo, estos accesorios también pueden adquirirse por separado y en una fecha posterior (asegurándose, sin embargo, de que son de un tamaño adecuado para la cavidad interna de su horno).

Deja un comentario

verifyserptrade