Las 20 mejores hervidoras de agua caliente

Desglosando las hervidoras eléctricas

¿Qué es la hervidora eléctrica?

Una tetera eléctrica es un pequeño aparato doméstico que tiene la forma de una jarra o un jarro con tapa y descansa sobre una base a la que se delega la tarea de transportar la corriente. Normalmente está hecho de vidrio pirex, lo que permite ver el nivel del agua, pero también se pueden utilizar materiales plásticos o aleaciones metálicas y en este caso es necesaria la presencia de una ventana para llevar a cabo el control necesario. Una vez que el agua alcance el nivel de ebullición o el nivel programado, el dispositivo se apagará solo.

¿Cómo elegir una hervidora?

En el mercado hay muchos modelos de hervidor, con una miríada de fabricantes dispuestos a desafiarse entre sí para conquistar valiosas bandas de usuarios y así alcanzar una posición de fuerza. Por supuesto, la gran variedad de propuestas hace que sea complicado para el consumidor tratar de entender qué hervidor eléctrico es el adecuado para él.

Por lo general, los factores que deben tenerse en cuenta al hacer una elección son los siguientes:

  • la capacidad, es decir, la cantidad de líquido que la tetera puede manejar durante una sesión;
  • la energía, de la que depende el tiempo necesario para llevar una cierta cantidad de agua a la temperatura deseada;
  • los materiales de construcción;
  • el nivel tecnológico, es decir, el número de funciones presentes, de las que depende el rendimiento del producto;
  • la apariencia estética.

La capacidad

Como hemos mencionado, capacidad significa la cantidad de agua que la tetera debe hervir en el curso de una sesión. En la práctica, podemos distinguir entre tres categorías:

 

  • pequeñas calderas, es decir, las de hasta medio litro, ideales para los que viajan, quieren usarlas en el camping o en su oficina. Estos modelos son capaces de proporcionar el agua necesaria para un par de tazas de té como mucho;
  • los de tamaño medio, como para llegar hasta 1,3 litros, gracias a los cuales se puede tener el agua necesaria para cuatro tazas de té o poner a cocinar la pasta;
  • grandes calderas, de más de 1,3 litros. Estos dispositivos son capaces de servir en momentos de convivencia y otras ocasiones en las que se debe atender a muchos usuarios.

 La potencia

Por potencia entendemos la potencia expresada en vatios de la tetera que se utiliza para hervir el agua: cuanto más crece más el aparato es capaz de calentar una mayor cantidad de líquido en una sola sesión de trabajo. Cabe señalar también que el consumo de electricidad depende en gran medida de ella, ya que la baja potencia obliga a realizar más sesiones de trabajo si es necesario para atender a un gran número de usuarios. Una tetera muy potente, si por un lado costará sin duda más que un modelo de menor rendimiento desde este punto de vista, puede sin embargo permitir un ahorro considerable en la factura, amortizando rápidamente la cantidad gastada más. Normalmente podemos decir que los modelos más baratos son de unos 1000 vatios, comparados con los 1300/1700 que caracterizan a los modelos de gama media y los 2000 de gama alta.

Los materiales de construcción

El tercer factor que debe ser considerado muy cuidadosamente son los materiales con los que se ensambla la caldera. Normalmente se utilizan aleaciones metálicas, empezando por el acero inoxidable, y materiales plásticos. Las primeras son sin duda preferibles cuando se trata de un producto robusto y se quiere promover su durabilidad en el tiempo. Los plásticos, por otro lado, son preferidos para las llamadas calderas de viaje, para las cuales uno de los requisitos clave es la ligereza.

La contraindicación de los plásticos radica precisamente en su naturaleza: si no son tóxicos pueden liberar sustancias peligrosas en el agua, precisamente debido a las altas temperaturas a las que se tratan. Para cortar la diana, deberías comprar hervidores marcados como bpa gratis.

Otro material muy utilizado es el vidrio pirex, que se utiliza para hacer transparente el cuerpo de la máquina.

El nivel tecnológico

La tetera nació en la segunda mitad del siglo XIX y, como se puede imaginar, se ha visto muy afectada por el avance tecnológico desde entonces. Baste decir que los primeros productos no permitían el contacto de la resistencia con el agua, problema que sólo se solucionó con el debut de la tetera eléctrica, que llegó en el período entre las dos guerras mundiales.

Hoy en día, la tetera está equipada con una serie de funciones que la convierten en un verdadero concentrado de alta tecnología. Entre ellos, debemos recordar:

 

  • el apagado automático, que se activa tan pronto como el agua ha alcanzado la temperatura deseada, presente en todos los modelos;
  • la posibilidad de mantener el agua caliente durante cierto tiempo después de alcanzar la temperatura programada, muy útil en caso de impedimentos repentinos como para posponer la degustación de la bebida;
  • la programación de la temperatura, otra función muy importante aunque sólo sea considerando que muy pocas variedades de té requieren la ebullición del agua, mientras que otras, a su vez, requieren niveles menos pronunciados de calor para mostrar toda su calidad;
  • control remoto, posible gracias al puente entre la caldera y el smartphone creado gracias a una aplicación especial. De esta manera se puede controlar el inicio del proceso de calentamiento del agua, o detener su programación si se ha configurado en presencia de algún impedimento como para retrasar el regreso a su casa;
  • el indicador del nivel de agua, muy valioso para contener el consumo de electricidad, ya que permite tratar sólo el agua que se necesita de vez en cuando. En los modelos más avanzados también es posible saber cuántas tazas de infusión se pueden obtener a partir de la cantidad de agua hervida.

El aspecto estético

Además de la funcionalidad y el nivel tecnológico, la tetera puede ofrecer una tarjeta adicional a los posibles compradores, es decir, un embalaje estético de gran valor, como para convertirla en un verdadero objeto de mobiliario. Lo que da a la tetera un aspecto intrigante y es capaz de provocar una verdadera fascinación en los observadores es el trabajo de una miríada de diseñadores que han identificado la tetera como el objeto al que hay que prestar una atención muy especial. Basta con centrar la mirada en las estanterías de los puntos de venta para identificar magníficos productos de aspecto retro o verdaderos puentes hacia el futuro, realizados con la adopción de líneas austeras y sin florituras.

Entre las calderas que han logrado destacar por los efectos ópticos que son capaces de producir están las que cambian de color según la temperatura y las que tienen el silbido del pájaro una vez hervidas. Además de estos, hay modelos que pueden satisfacer cualquier tipo de necesidad y se mezclan perfectamente con el estilo de la cocina en la que se utilizan.

Seguridad

También hay un aspecto que debe considerarse con mucho cuidado cuando se compra una tetera, y es la seguridad. Si, de hecho, el apagado automático es común a prácticamente todos los modelos, existen otras funciones que pueden proporcionar una protección adicional a los usuarios, que están presentes en los productos de gama media o alta, como las que evitan el funcionamiento de la caldera sin la presencia de líquido en su interior, o las que evitan los cortocircuitos y el aislamiento térmico del mango.

Como es un aparato doméstico, la tetera debe ser usada con extremo cuidado, el mismo que debe ser puesto en su lugar cada vez que tenga que lidiar con todos los productos que usan calor.

Lo primero que hay que hacer, una vez adoptado el modelo, es proceder a la retirada de las protecciones de plástico que tenga en su interior, y luego enjuagarlo antes de usarlo bajo el agua corriente, teniendo cuidado de no mojar el cable y el enchufe, y proceder a su esterilización.

El segundo paso debe ser un estudio cuidadoso del folleto de instrucciones, para tratar de comprender mejor su funcionamiento y evitar pasos en falso que puedan comprometerlo.

Otra sugerencia decisiva en este sentido es la de los fallos o disfunciones que puedan surgir durante su uso. Si esto ocurre, es necesario evitar en particular improvisar como técnico de reparación, dejando la tarea a personal especializado. También hay que señalar que si no lo hace, podría crear una fricción con el fabricante, exponiéndole al riesgo de que la garantía que cubre el hervidor eléctrico quede permanentemente invalidada.

Para tratar de evitar hipótesis de este tipo, también sería necesario iniciar la limpieza y el mantenimiento periódicos de la caldera, empezando por la eliminación de la cal, tal vez sin utilizar productos tóxicos.

Entre las operaciones de mantenimiento ordinario, también es necesario recordar la limpieza, que es necesaria para preservar el aparato del desgaste que puede eventualmente acortar su vida, así como limitar su rendimiento. En este punto, hay que recordar que la formación de cal es un fenómeno bastante recurrente en las calderas. Las incrustaciones son, de hecho, la consecuencia directa del vapor de agua liberado durante la ebullición, es decir, cuando el agua pasa de un estado líquido a uno gaseoso. Las sales minerales que contiene, de hecho, no se disuelven, sino que se acumulan en la superficie interna y externa de la tetera, convirtiéndose en un peligro latente, de tal manera que no sólo se compromete el empaquetado estético del aparato, sino que también afecta a su rendimiento a lo largo del tiempo. De hecho, la acumulación de cal que se forma hace que se alargue cada vez más el tiempo de ebullición del agua, provocando un mayor gasto de energía y gas, con resultados negativos al final del año en la factura energética.

Precisamente por eso recomendamos su limpieza con cierta atención y frecuencia discreta, pero evitando el uso de detergentes químicos desengrasantes o productos antical, que muy a menudo son perjudiciales para nuestra salud, ya que los restos de estos detergentes pueden contaminar el agua que vamos a ingerir.

Si es muy importante no utilizar productos químicos, la limpieza de la tetera puede realizarse con productos naturales como el jugo de limón, el ácido cítrico o el vinagre blanco.

La cuestión de la marca y el precio

Cuando se trata de comercio, el tema de la marca siempre debe ser abordado. También en este caso hay que decir que hay marcas que pueden garantizar productos de mayor calidad y, sobre todo, más fiables, porque el control de calidad que se lleva a cabo en estas empresas tiende a descartar todo lo que pueda conducir a una reputación consolidada en el tiempo. Si, por un lado, el rendimiento real de la posición garantizada por la reputación anterior implica un desembolso mayor por el mismo rendimiento en comparación con un producto que no tiene una reputación similar, por otro lado se evita la posibilidad de ser víctima de la clásica estafa. Además, en el caso de disfunciones o averías, implica la relación con una estructura comercial que cuenta con muchas ramas territoriales extensas y extendidas y que, por lo tanto, es capaz de resolver la cuestión rápidamente y sin más problemas.

En cuanto a los precios, como ya hemos dicho, hay muchas calderas en el mercado, por lo tanto capaces de satisfacer necesidades muy diferentes. Si para un modelo económico sin perfiles tecnológicos particulares, unas pocas decenas de euros pueden ser suficientes, para los de gama alta y equipados con la última tecnología, el costo puede llegar a más de 100 euros. También en este caso, la habilidad del comprador radica en poder componer una alta relación entre la calidad del producto y su precio de venta, aunque se trate quizás de la clásica tetera de viaje, que aunque pequeña puede ser un concentrado de innovación.

En este sentido es necesario recordar cómo es posible encontrar calderas de excelente nivel no sólo de las cadenas comerciales de la zona, sino también del comercio electrónico en línea. Precisamente por esta razón, antes de comprar su modelo, no sólo debe hacer un examen cuidadoso de sus necesidades personales, sino también evitar comprar la primera propuesta aparentemente conveniente.

Deja un comentario

verifyserptrade